was successfully added to your cart.

Teletrabajo: un desafío que las madres asumen cada día

Por Abril 9, 2020Noticias

Muchas mamás hemos tenido el deseo de trabajar desde la casa para así poder disfrutar a nuestros hijos. Después de 4 semanas de home office, la idea ya no entusiasma tanto. “A veces es un caos”, “trabajo muchas más horas de las que debería”, “colapsaba a cada rato”, “no puedo rendir lo mismo”, “he llorado”, son algunos de los desahogos que compartieron varias mamás de Nisum y Ki.

Ellas aman ser mamás y hacer su trabajo bien, dos mundos difíciles de conciliar en esta época de pandemia y teletrabajo.

No ha sido fácil porque tengo 3 hijos de edades diferentes. Tengo que satisfacer sus necesidades durante el día y rendir en la pega. A la vez tengo que cocinar, lavar los platos o hacer aseo. Nos dividimos la pega con mi pareja pero ha sido bien intenso. A momentos angustiante. He llorado porque no puedo rendir muy bien en el trabajo. Hay veces que estoy muy contenta también, porque estoy con ellos mucho más pero como que en un día paso por todas las emociones”, cuenta Daniela Pérez, lead UX en Ki.

Elena Orellana es consultora UX de Ki y tuvo días bien complicados. Lo más difícil fue organizarse con su pareja para que ambos pudieran trabajar y cuidar a la Fran, su guagua de 1 año. “Lo más estresante es no poder dar el 100%. No puedo trabajar las mismas horas que antes porque tengo una guagua que cuidar y creo que los equipos, en general, no entienden eso. Debo coordinarme con tiempo pero nos ponen reuniones de un minuto para otro, tengo que cocinar o cambiar pañales que son tareas que no están consideradas en horas de trabajo y sentir que no puedo dar todo de mi en la pega ni con mi hija es súper frustrante”.

Niños v/s trabajo

¿Se pueden compatibilizar? Sí, pero cuesta. Sobre todo si vives sola con tu hijo, como el caso de Tamara Oyanedel, diseñadora web de Ki y mamá de Amaru que tiene 2 años. “Para mi ha sido re difícil porque me toca hacer todo sola. Desde hacer aseo, almuerzo todos los días, cuidar al Amaru y trabajar. Entonces, he estado súper estresada. La primera semana fue terrible, yo colapsaba a cada rato”.

Lo que la ha ayudado a ordenar su día es seguir las rutinas que Amaru tenía en la sala cuna. “Le doy su desayuno, almuerzo y la leche en el mismo horario. Pero en cuanto a su aprendizaje, no he podido hacer nada porque no me da el tiempo. Eso me complica porque en la sala cuna están ocupados durante el día y aquí prácticamente lo tengo jugando solo… Cada 15 minutos él está buscándome. Trabajo un ratito y lo veo a él. Trabajo otro ratito y lo veo. Entonces, estoy en el trabajo muchas más horas de las que estoy en la oficina porque no estoy 100% en el trabajo”.

Algo parecido le pasa a Gabriela Arriagada, jefa de proyectos y mantenciones de Ki. Su máximo esfuerzo lo dedica a que su hijo Alfonso, también de 2 años, sienta que tiene la atención de su mamá aunque esté trabajando. “A veces estoy en reunión, con audífonos inalámbricos, y estoy jugando con él y atenta a la reunión. Cuando tengo que decir algo, hablo, y tomo apuntes. Yo creo que la tecnología permite que puedas hacer varias cosas al mismo tiempo cuando estás home office”.

Lo que nos gusta del teletrabajo

Para Francisca Palma, jefa de cuentas de Ki, este tiempo le ha servido para conocer nuevas tecnologías. “Parte de esta experiencia es la necesidad de estar conectado y aprender cómo usar las herramientas de teletrabajo, como Zoom o Meet. Entender qué sirve mejor, según la necesidad de la reunión y darse cuenta de lo fácil que puede ser reunirse de manera virtual. He aprendido mucho. Además de poder mostrarle a mis hijos el trabajo de la mamá”. La Fran tiene mellizos: Agustina y Carlitos de 5 años.

Para Tamara también ha sido beneficioso este tiempo en casa con su hijo. “Estar aquí los dos solos, 24/7, nos ha unido mucho más. Él pasa pegado a mi, me quiere abrazar y dar besos todo el rato. Eso ha sido súper rico. También me he dado cuenta de que en esta situación uno es mucho más eficiente y que soy súper buena cocinera”.

Carolina Escudero es la encargada de Desarrollo Organizacional en Nisum y Ki. Para ella también ha sido una ganancia en su vida familiar. “Hemos tenido más tiempo en familia. Mi marido, desde que nació la Oli, no había podido estar con ella tantos días seguidos. Nos ha servido para conectarnos más como familia los 3”.

Teletrabajo, ¿la forma de trabajar en el futuro?

Con una ley de teletrabajo recién promulgada en Chile y la posibilidad de darle continuidad a nuestras funciones laborales en casa, el teletrabajo parece ser una buena opción en el futuro. Aunque con ciertas condiciones.

La modalidad remota a mi me gusta mucho. Pero si los niños siguieran con sus rutinas normales”, cuenta la Dani.

Lía Toledo, periodista de Ki, tiene 2 niñas. Josefina de 9 años y Julieta de 1. Piensa parecido a la Dani. “Desde que llegué a Ki, me he esforzado por trabajar desde mi casa el mayor tiempo posible. Y la verdad es que me ha resultado bien. Aunque tenga que salir corriendo de la oficina en la mañana, soy feliz cuando veo salir a mi hija del colegio y después hacer home office en la tarde. Pero otra cosa es teletrabajar en esta situación de emergencia, con los niños todo el día en la casa y tu guagua arriba de la cabeza”.

Según una encuesta realizada por Trabajando.com, tras la emergencia sanitaria, el 87% de las empresas chilenas habilitó la opción de home office para los trabajadores cuyas funciones pudieran realizarse desde sus casas. En Nisum y Ki esto resultó muy fácilmente, ya que el teletrabajo es parte de nuestras rutinas desde hace mucho tiempo.

Además, sabiendo que estamos en una situación inédita, se han levantado diferentes redes de apoyo para los colaboradores. Se abrió un nuevo canal de comunicación One on one con Delia Laforet y Carlos Lewit, dedicado simplemente a conversar de lo que nos pasa; está el Coffee Break de Slack, siempre disponible para hacer catarsis; y ya comenzaron las Jornadas de autocuidado emocional, con charlas sobre cómo sobrellevar el trabajo en esta nueva modalidad y la situación general en la que nos encontramos viviendo.

Dejar una Respuesta