was successfully added to your cart.

Scrum: un modelo flexible y colaborativo para gestionar proyectos digitales exitosos

Por Noviembre 26, 2020Noticias

La transformación en las organizaciones, no se trata solo de implementar tecnología, sino que además está relacionada con la forma en la que operan los equipos de trabajo y cómo a partir de ahí, se alcanzan los mejores resultados. Esto puede lograrse a través de modelos de trabajo colaborativos como el Scrum, incrementando la posibilidad de alcanzar con éxito grandes proyectos.

Innovar en materia de operatividad, implica abandonar formas rigurosas de trabajo para dar dar paso a la integración, cohesión y poder optimizar los desarrollos que se diseñan. Así, lo que en algún momento se pudo percibir como algo difícil de alcanzar, pasa a ser un logro en el que destacan la calidad, entrega y manejo de los tiempos para ofrecer productos ajustados a las necesidades del mercado.

Aquí el scrum juega un papel importante, ya que al estar asociado al desarrollo agile, permite establecer equipos multidisciplinarios y autoorganizados para cumplir con diferentes tareas en un período finito, de esta forma, se pueden controlar problemas recurrentes que se presentan al momento de desarrollar un software o proyecto.

Trabajo progresivo e innovador

Para atender la dinámica industrial y comercial, diferentes organizaciones en todo el mundo se apoyan en el scrum, ya que permite avanzar con las gestiones de una manera disruptiva.

Como parte del trabajo en conjunto que se realiza, los tiempos para las entregas y avances son cortos. Esta división de los ciclos recibe el nombre de sprints, son pequeños proyectos, a través de los cuales se trabaja para diseñar un producto acorde a las necesidades del cliente y altamente entregable.

Dado que los sprints son medulares para el scrum, se desarrollan considerando las siguientes instancias:

Reunión de planificación de Sprint: en la que se se define la funcionalidad del incremento planeado y cómo el equipo podrá alcanzarlo. Este trabajo busca definir el objetivo del sprint.

El scrum diario: es una reunión de inspección, su finalidad es visualizar el progreso hacia la meta y evaluar la tendencia del proyecto. Los scrums diarios amplían las comunicaciones y eliminan obstáculos para el desarrollo.

Trabajo de desarrollo durante el sprint: durante este período no se realizan cambios del objetivo primario y se deben conservar los objetivos de calidad. El alcance podrá aclararse y re-negociarse entre el propietario del producto y el equipo de desarrollo, a medida que se va aprendiendo y avanzando.

Revisión del sprint: permite evaluar el incremento o mejora y adaptar si es necesario, el product backlog. Todas las partes (equipo y dueño del producto) colaboran en esta revisión.

Retrospectiva del sprint: es una autorevisión que permite detectar la eficacia de los procesos, interacción con las personas y uso de herramientas, busca ordenar aciertos y determinar mejoras, para luego implementarlas.

A lo largo de las etapas de cada desarrollo, este trabajo colaborativo, va sumando bondades, un hecho que le ha permitido al scrum estar cada vez más presente en empresas y organizaciones a escala mundial.

La posibilidad de fraccionar el proyecto, permite gestionarlo más eficientemente que cuando es considerado como un solo bloque, por ello las iteraciones son primordiales. Y, esta misma división de las funciones ayuda establecer las metas en cada etapa e incluso estar prevenidos ante posibles inconvenientes durante el recorrido.

Otro importante beneficio para las empresas que utilicen scrum, está directamente relacionado con la posibilidad de lograr un producto mínimo viable (MVP), esto significa que no es necesario finalizarlo para darle operatividad, sino que se considera utilizable con las garantías necesarias para llevarlo al mercado. Posteriormente, los usuarios podrán compartir opiniones, así se podrán determinar fortalezas y corregir debilidades.

Resulta una realidad inminente que para alcanzar los entregables, objetivos y resultados de excelencia, es necesario contar con un equipo de desarrollo de vanguardia, con espíritu innovador y presto a reaprender del trabajo que va desarrollando a lo largo del proyecto.

De ahí que existan algunas características clave dentro de un equipo ejecutor de scrum, tales como:

  • Aplica y domina el concepto de equipo de enjambre.
  • Se enfoca en la excelencia técnica.
  • Comprende que la calidad del product backlog es primordial para mantener una dinámica de trabajo sostenible y productos de excelencia.
  • Siempre propone mejoras y optimiza versiones anteriores, ya sean propias o creadas por otros.
  • Es autocrítico con las ideas y respetuoso con las personas.
  • Considera cada encuentro como una oportunidad para aprender, crecer, planificar y establecer estrategias.

Estos y otros atributos se mantienen presentes en nuestro scrum team. Lo que nos ha permitido desarrollar proyectos para importantes clientes, consolidándonos como expertos y acompañándolos en su transformación y desarrollo tecnológico.

Si tienes alguna inquietud o quieres conocer nuestra dinámica de trabajo innovadora, puedes escribirnos a [email protected] y te contaremos cómo guiamos a cada negocio en su camino hacia el éxito.

Dejar una Respuesta