was successfully added to your cart.

Los expertos de Nisum nos comentaron qué novedades vienen este año en materia de Javascript, microservicios, herramientas y qué plataformas serán usadas con mayor frecuencia para el desarrollo web.

2017 seguirá la tendencia de los últimos años: lo tecnológico se desarrolla cada vez más a mayor velocidad. Es por esto que les preguntamos a Yerko Aguirre y Renato San Martín, ingenieros de Nisum, por algunos aspectos claves que definirán la forma en la que se desarrollará la tecnología a lo largo del 2017.

En cuanto al desarrollo web, Aguirre y San Martín destacan la utilización cada vez más masiva de Typescript (es un super set de Javascript que lo transforma ofreciendo nuevas funcionalidades) y de algunos frameworks como uno de los hitos de mayor relevancia: “el gran auge de frameworks como Angular JS y React, que facilitan el desarrollo web, aparte de herramientas de testing como Jasmine/Mocha Protractor, que permiten usar técnicas de Test Driven Development como parte del proceso de desarrollo, lo que ayuda a disminuir posibles problemas por falta de pruebas”.

Spring Boot, uno de los frameworks de los que se ha hablado últimamente, acelera y agiliza el desarrollo de aplicaciones de software, ya que implementa el paradigma de software “convention over configuration” (convención sobre configuración).

En cuanto al desarrollo de software en la nube, Spring Cloud provee las librerías e implementaciones de los patrones más utilizados en Cloud, como por ejemplo auto descubrimiento de servicios (Eureka y Consul), enrutamiento a nivel de aplicación (Ribbon), circuit breaker (Hystrix), entre tantos, que facilitan la integración de servicios en ambientes de microservicios, generalmente utilizados en AWS.

Los microservicios, son una serie de –como el nombre lo indica- pequeños servicios que se utilizan para desarrollar una aplicación de software, en el que cada uno se ejecuta de manera autónoma y se comunican entre sí. Estos tomarán potencial este año ya que están siendo aplicados fuertemente en la industria del desarrollo de software.

Según comenta Yerko Aguirre, ingeniero de software de Nisum, los microservicios van ganando terreno: “por el lado de la arquitectura de aplicaciones, los microservicios empiezan a reemplazar de a poco a aplicaciones monolíticas donde todas las funcionalidades se encuentran contenidas en un mismo componente de software que generalmente son desplegados en contenedores. Eso implica grandes costos a las empresas tanto a nivel monetario como de uso de recursos/maquina (CPU, Memoria, etc…), mientras que los microservicios al ser contenidos en múltiples componentes permiten una mayor escalabilidad de manera más dinámica y específica, lo que deja monitorear componentes puntuales utilizando herramientas como New Relic o Grafana”.

En el ámbito de las herramientas, encontramos algunas que han sido claves este año. Por ejemplo, Grafana; un dashboard que permite la creación de tableros y gráficos, utilizando distintas fuentes de datos y generalmente utilizado con el fin de monitorear la salud de las aplicaciones.

También está Chef; un framework de automatización de infraestructura de sistemas que permite desplegar aplicaciones y sistemas a cualquier ambiente, ya sea físico, virtual o en la nube. Sigue un conjunto de pasos o “recetas” (por eso el nombre), para presentar un producto final listo para trabajar. Lo interesante de todo esto es que permite manejar la configuración de la infraestructura en un repositorio de recetas (super market) que pueden ser reutilizadas y aplicadas a diferentes servidores disminuyendo errores de configuración y evitando realizar estas operaciones de forma manual.

New Relic, es una plataforma que permite monitorear aplicaciones web, el estado en el que están y su performance en cuanto a los tiempos de respuesta de los componentes, el rendimiento, entre otras cosas, de forma rápida y sencilla.

Por otro lado, las plataformas que se han utilizado fuertemente son dos. Docker, que permite construir porciones de infraestructura introduciendo el concepto de “Containers” o contenedores, los cuales son una alternativa mucho más ligera y menos costosa que el uso de máquinas virtuales, como vimos anteriormente.

Y Amazon Web Services (AWS), colección de servicios de cloud computing de Amazon; es una plataforma en la nube que provee servicios como almacenamiento, gestión de contenido, administración y gestión de máquinas virtuales. Se espera que siga siendo utilizado este año, como una de las ofertas internacionales más importantes en la materia.

En cuanto a estas tendencias, Yerko Aguirre explica que todas están relacionadas: “este año se aprecia un alta incorporación de herramientas para facilitar el desarrollo de la arquitectura orientada a microservicios, existen varias plataformas como Amazon Web Services y Cloud foundry que proveen las herramientas necesarias para facilitar este enfoque y nuevas opciones como Kubernetes que permiten integrar y migrar aplicaciones entre estas plataformas de una forma más natural”.

Dejar una Respuesta