was successfully added to your cart.

Desafíos psicosociales tras la pandemia

Por Agosto 14, 2020Noticias

Garantizar el bienestar psicosocial de los equipos de trabajo se ha convertido en una tarea primordial para los líderes de las organizaciones. Un desafío que surge ante los cambios acelerados y necesarios para sobrellevar la situación de pandemia en el mundo.

Específicamente en Chile, los resultados de un estudio sobre Buenas Prácticas Laborales para la Salud Mental en tiempos de COVID-19, indicaron que el 35% de las organizaciones que atendieron permanentemente la salud mental de sus colaboradores durante la contingencia, obtuvieron mejoras en el desempeño de los equipos.

La llegada de la pandemia, obligó a establecer nuevos procesos, modalidades de trabajo, dinámicas de interacción y, todo esto fue asumido por cada trabajador de forma particular. Entonces, el trabajo a realizar desde el área de Recursos Humanos, debió enfocarse en buscar estrategias para minimizar el impacto emocional.

Trabajo y emocionalidad
Según indicó el Primer estudio latinoamericano sobre trabajo remoto y gestión de personas 2020, el 90% de las empresas en Latinoamérica cuentan con la tecnología necesaria para realizar trabajo remoto. Esto permitió que colaboradores de diferentes rubros pudieran desempeñar sus funciones desde el hogar.

Trabajar bajo esta modalidad, permitió sentir un mayor resguardo y tener menor exposición. Sin embargo, todos los cambios suscitados ante la crisis sanitaria provocaron ansiedad, temor, preocupación e incertidumbre, por tanto, fue necesario que las empresas tuvieran instancias para promover el bienestar de las personas, entre las que destacaron el acompañamiento emocional y la comunicación permanente.

Si bien las acciones implementadas durante la contingencia apuntaron al cuidado integral de los trabajadores, existen aún muchos escenarios que contemplar, los procesos de cambio siguen llegando y, en adelante, el más importante de ellos será el retorno a los lugares de trabajo de manera paulatina.

Un retorno gradual
La vuelta a las oficinas, desde la mirada psicosocial, ha estado enmarcada por la incertidumbre que tienen las personas respecto a salir de nuevo a las calles e iniciar rutinas diarias fuera de sus hogares. Por ello, es importante que las organizaciones tengan en cuenta que este proceso puede ser asumido de manera diferente por cada colaborador.

Es importante que las empresas continúen resguardando la salud mental y mantengan el acompañamiento ante toda la emocionalidad relacionada con retomar las actividades laborales fuera de la casa.

Para minimizar la incertidumbre siempre será de gran utilidad:

  • Contar con un plan de acción de retorno y notificarlo detalladamente.
  • Entregar información del cumplimiento de la empresa con la higiene y protección en las instalaciones.
  • Re-socializar los equipos a través de actividades donde puedan participar desde la oficina y quienes continúen trabajando remoto.
  • Crear conciencia de la importancia del cumplimiento de las recomendaciones establecidas por los organismos de salud.
  • Promover el respeto y cuidado entre colaboradores para mantener una sana y acorde dinámica laboral.

La llegada de la pandemia generó nuevos paradigmas laborales, estamos conscientes de ello y, sabemos que la transformación digital ha ido más allá de procesos automatizados. También permitió garantizar la cercanía y comunicación con cada uno de los miembros de nuestros equipos para poder acompañarle en el manejo psicosocial de todo lo acontecido.

Para nosotros las personas y su bienestar continuarán siendo el centro de la organización. Por ello, seguiremos ofreciendo diferentes instancias como las Jornadas Especiales de autocuidado, a través de las cuales el acompañamiento sirvió para promover la estabilidad emocional y atender el impacto psicosocial de la pandemia en nuestros colaboradores.

Dejar una Respuesta